La Intervención vuelve a denunciar el abuso de contratos menores en FGV

Un total de 57 proveedores han facturado en varios pedidos incumpliendo la normativa de contratación

El abuso al recurso de los contratos menores sigue siendo una práctica extendida en Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV), la empresa pública que gestiona el Tram y Metrovalencia y sobre la que la propia Conselleria de Obras Públicas de la que depende había puesto el foco fiscalizador nada más desembarcar el Botànic en la Generalitat. La denuncia de fraccionamiento de contratos había sido una constante durante la época del PP en el Gobierno valenciano, por lo que uno de los objetivos de la nueva dirección de la firma pasaba por acabar con prácticas como esta. Sin embargo, la Intervención General de la Generalitat, en su última auditoría sobre el ejercicio 2017, vuelve a analizar el posible fraccionamiento de contratos y la conclusión sigue siendo la misma que en ocasiones anteriores.

Según dicha auditoría, «la entidad recurre a la contratación de obras, servicios y suministros de carácter periódico o recurrente a través de la figura del contrato menor», cuando «esta práctica administrativa supone una incorrecta aplicación de la normativa de contratación pública». Los contratos menores son los que no superan los 18.000 euros. Y, en el caso de FGV, lo que ha detectado la Intervención es que el excesivo número de contratos menores -pese a tener el mismo objeto o proveedor- implica saltarse los principios de concurrencia y transparencia.

«Al no tener varias ofertas se puede estar dando la situación de que se esté incurriendo en un mayor gasto del que se podría obtener si se abriera el contrato a otros adjudicatarios». Es decir, los contratos menores a dedo son más ágiles en su tramitación, pero precisamente porque se evita el concurso público.

El problema, en el caso de FGV, es que en el ejercicio 2017 «un total de 57 proveedores han facturado en varios pedidos por un importe anual superior a los 18.000 euros, en caso de servicios y suministros, y superior a los 50.000 euros, en el caso de obra, lo que supone un incumplimiento de los límites regulados en las instrucciones de contratación de la entidad», según detalla el informe de la auditoría.

En el análisis del importe acumulado por proveedores de los contratos menores adjudicados durante el ejercicio 2017, la auditoría contabiliza un total de 29 proveedores que alcanzan prácticamente los 1,39 millones de euros si se suman los contratos menores recibidos y con un objeto similar. Por ejemplo, el adjudicatario con mayor importe acumulado suma 191.937 euros (202.690 euros en el ejercicio 2016) en 47 contratos menores de suministros varios. «Si bien en todos los casos el objeto del contrato no es el mismo, sí que se observa que se trata de suministros de material (por ejemplo: válvulas, arandelas, filtros, juntas, sondas, tubos, tuercas, etc.) que se repiten en varios de ellos», afirma la auditoría, que sentencia en este caso: «Consideramos que por la experiencia de la entidad y el conocimiento del funcionamiento de su actividad se debería realizar un análisis periódico de previsión de consumo de dichos suministros y haberse licitado mediante un procedimiento de contratación distinto al menor».

El informe insiste en que la contratación para cubrir «necesidades conocidas o previsibles» mediante la adjudicación de contratos menores «respecto de partes o grupos de estas necesidades ‘cada año’ y por el hecho de que ‘no superan el umbral de los 18.000 euros anuales» no se adecua a la normativa de contratación pública. Es más, se advierte de que incluso puede ser directamente «contraria» a dicha legislación. Dicho con otras palabras, FGV debería ya tener previsto que determinadas contrataciones van a ser recurrentes y periódicas en el tiempo, por lo que no tiene sentido trocear en múltiples contratos lo que podría agruparse en uno.

De ahí que sobre contratación menor, la auditoría no pueda menos que concluir que la empresa pública «ha realizado diversos contratos menores a lo largo del ejercicio para un mismo servicio, sin realizar la tramitación de un procedimiento abierto o negociado, incumpliendo la prohibición de fraccionamiento».

Noticia original elmundo.es

(c) UGT Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana ALICANTE - TRAM d'Alacant (Tema adaptado por Paco Belda)