Viajar en TRAM desde la Marina Alta a Alicante, una misión ahora aún más imposible

Las obras en un viaducto de El Campello obligará a los usuarios de Dénia, La Xara, Gata, Benissa y Teulada a utilizar un total de dos autobuses y tres trenes si quieren llegar a la capital de la provincia

Evidentemente nadie discute que las obras necesarias se han de ejecutar, pero lo que está a punto de ocurrir resalta aún más el aislamiento que en comunicaciones padece la Marina Alta. A partir del próximo 3 de octubre, si usted quiere viajar desde Dénia, La Xara, Gata, Teulada o Benissa hasta Alicante a través de la línea 9 del TRAM ya no tendrá que coger un autobús sino dos. Y ya no dos trenes como hasta ahora… sino tres.

Un viaje casi imposible. A saber: primero deberá agarrar el autocar que le lleve hasta Calp porque como es bien sabido desde el verano de 2016 el servicio de tren entre Dénia y la villa del Penyal está interrumpido por los trabajos de remodelación de una línea que arrastraba lustros de deficiencias. En Calp, sí podrá subirse al tren hasta Benidorm y allí realizar el consabido transbordo de la línea 9 a la 1 (segundo tren). Pero ahora viene la novedad: pocas estaciones después, en la de la Creueta, ya en la Vila Joiosa, deberá volver a bajarse del tren y subirse a un segundo autobús para continuar por carretera hasta la parada de El Campello. Y allí agarrar un tercer ferrocarril, este ya sí el definitivo, hasta Alicante.

La razón, las obras de la rehabilitación del viaducto del barranco de Aigües, en El Campello, que obligará a cerrar el tramo entre las estaciones de la Vila y Cala Piteres hasta el próximo 28 de octubre, es decir todo un mes. Mientras duran lo trabajos, Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) ha habilitado un servicio alternativo de autobús. FGV ha invertido en esta actuación 2,2 millones de euros para mejorar la seguridad de un puente que fue construido entre 1912 y 1914.

Así que durante un mes –si las previsiones de FGV se cumplen– el trayecto entre la Marina Alta y Alicante constituirá una odisea todavía más imposible. Las alternativas, el autobús de Alsa entre Dénia y la capital alicantina –que tiene unos horarios muy reducidos– o el coche quien lo tenga. A partir de noviembre se volverá a la situación actual pero aún habrá que seguir utilizando un autocar entre Calp y Dénia mientras continúe sin reabrirse el TRAM. Las obras de este último están sufriendo cierto retraso: con toda seguridad, este tren no volverá a funcionar hasta el año próximo.

Pero al menos hay una fecha. Que es lo que no se puede decir de la otra gran infraestructura ferroviaria pendiente para la comarca, la del tren Dénia-Gandia, aún atrapada en su eterno limbo burocrático.

Noticia original lamarinaplaza.com

(c) UGT Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana ALICANTE - TRAM d'Alacant (Tema adaptado por Paco Belda)