El tren entre Dénia y Alicante no llegará hasta finales de 2023

Las obras del nuevo Pont del Quisi de Benissa comenzarán en las postrimerías de este año y durarán 12 meses

La modernización de la Línea 9 del TRAM va dando pequeños pasos y acumulando retrasos después de que en las postrimerías de julio de 2016 el tren dejase de circular entre Calp y Dénia. Este año está previsto que comience la construcción del nuevo Pont del Quisi en Benissa, unos trabajos que durarán 12 meses. Si bien esta infraestructura estará lista para esa fecha, toda la renovación de la línea no culminará hasta finales de 2023. Así lo reconoció ayer el conseller de Obras Públicas y Movilidad, Arcadi España, en su visita al actual viaducto.

Con sus palabras dejó claro que el trazado entre Dénia y Alicante no se podrá completar en tren hasta dentro de dos años y medio. En febrero la Generalitat inició la licitación de las obras del nuevo Pont del Quisi por un importe de 12 millones. Por él podrán circular los nuevos trenes duales (eléctrico-diésel) incorporados por Ferrocarrils de la Generalitat (FGV) en el proceso de modernización de esta línea. Este nuevo puente, de 370 metros, tendrá una alineación oblicua con respecto al anterior, que fue construido entre los años 1913 y 1915 como parte de la línea que enlaza Alicante y Dénia.

España, acompañado por la directora gerente de FGV, Anaïs Menguzzato, el alcalde de Benissa, Arturo Poquet, y varios ediles, destacó que esta actuación era «un paso fundamental» para culminar la renovación de la Línea 9, valorada en 150 millones. También subrayó que se han seguido criterios para que el nuevo puente tenga el «menor impacto posible sobre el paisaje».

El alcalde, por su parte, incidió en la sensibilidad mostrada por el ayuntamiento y la conselleria para conservar la estructura centenaria, que «en su día fue referente». Poquet remarcó que el viejo viaducto, rehabilitado en 2019, podría convertirse en el futuro en una vía verde